Final del segundo tramo, perjudicados pero contentos.

Total: 256,5 km | 8.502 m subida | 10.053 m bajada | 9 días

Segundo tramo del GR10, la provincia de Guadalajara que no hemos podido hacerla entera porque es bastante grande. Hemos tenido de todo tanto en paisajes como en clima.

Esta vez tres, seguimos caminando el GR10

Final del segundo tramo, perjudicados pero contentos.

Final del segundo tramo, perjudicados pero contentos.

Sobre todo y debido a la precaria situación en que están la mayoría de los pueblos de Guadalajara, hemos tenido que pedir amparo a la gente que los habita y hemos tenido una respuesta muy humana y generosa.

Menudo desayuno en casa de Dori

Menudo desayuno en casa de Dori

La despoblación del mundo rural que ya vimos en la provincia de Teruel, aquí ha sido absoluta, en todos los pueblos que pasábamos había una parada de autobús con marquesina moderna pero no habían autobuses que las visitaran. Los negocios han desaparecido casi por completo y el patrimonio como las tradiciones o las iglesias se mantienen en buen estado porque los vecinos se preocupan de ello.

A pesar del erial de inversión y apoyo si que hemos visto varias iniciativas ciudadanas para mantener las relaciones vecinales y el la mayor medida posible el pueblo.

Con los que hemos podido hablar del problema no le ven fácil solución, son muchísimos años de concentración en macrociudades, se tendría que haber escogido un modelo que limitara el tamaño de las ciudades y la distancia entre ellas de manera que siguieran teniendo sentido las poblaciones intermedias.

En cuanto al camino que nos ocupa el GR hemos tenido muchos problemas de señalización y al cruzarnos constantemente con el 113 que estaba perfectamente señalizado, pues optábamos por recorrerlo. Hemos pasado dos zonas muy hermosas el alto Tajo y el río Dulce. Tiene mayor oferta de refugios libres que la comunidad Valenciana o Teruel, pero faltan en muchas partes del recorrido, prácticamente todos están en el alto Tajo.

En cuanto al estado físico y el material, decir que este tramo decidí hacerlo con botas y ha sido un error total, aunque no eran rígidas eran de media montaña, pesaban bastante y además el GR 10 discurre sobre todo por pista y al menos nosotros también carretera, terrenos que para las botas son terribles, luego al tenerlas puestas tantas horas los pies se recalientan. Resultado las mayores ampollas que he tenido en mi vida de senderista dolor en los pies que me obligo a hacer la última etapa en chanclas de montaña. El resto del material muy bien he aguantado bien los cambios del tiempo y las bajadas de temperatura por las noches. Tengo que solucionar el tema de almohada para no utilizar ropa que no queda muy allá, el aislante va bien, de todas formas tengo ya una edad y el suelo ya no me resulta nada cómodo.

Impresionante, en la vida habia tenido una asi

Impresionante, en la vida habia tenido una asi

Voro ya de nuevo en casa le pone lazo a este segundo tramo:

El camino se difumina en la memoria, los paisajes, las gentes, los sentidos. Repasando las anécdotas recuerdo el sonido del rio al rebotar sobre las rocas arqueadas, la sonrisa de Emilio un habitante de La Pelegrina al rebatirle que no era un fracasado, o el habitante del Sotillo que se declaró autor de una pintada del año 63 y la riña que recibió por parte de su mujer al enterarse, recuerdo la cara de Venancio el marido de Dori en Oter retirándonos la botella de orujo de hierbas al segundo vasito, o la del alcade de Villa Seca de Henares explicándonos el motivo por el que el pueblo estaba lleno de banderas españolas, y la gran bandera que reinaba en una colina propiedad de los Villar Mir, recuerdo el frio en las manos hasta perder la sensación del tacto y el golpeo del granizo en la cara, el calor de la chimenea y a Jose alimentando el fuego toda la noche, recuerdo las historias de Jose y las conversaciones entre Paco y Jose, recuerdo el placer de andar en silencio y la ilusión al ver corzos, buitres, águilas…..
Recuerdo escribir las crónicas desde el móvil metido en el saco de dormir, y ahora sonrío, sonrio suave, esperando que algún día podamos iniciar la tercera temporada en Carrascosa de Henares.
Muchas gracias a todas las personas que habéis seguido estás crónicas, vuestros » me gusta» me ayudaron a seguir escribiendo, y pensar que iba a escribir me ayudó a disfrutar mas del viaje y a mirar, oler y sentir mejor.
Nos vemos por los caminos.
Se me olvidaba 9 días 257km
Descontando los que hicimos perdidos, del camino…unos 250km.

Anímo!! se el primero en opinar.

Deja tu opinión

He leido y acepto la Política de privacidad.

Usamos cookies

Sólo guardamos datos de tu visita, no datos personales. Saber más sobre nuestra política de cookies..

Aceptar el uso de las cookies