Jueves 25 de abril de 2019
37 km | 10h en total | 779 m subida | 703 m bajada (IBP: 96)

Nos levantamos a las 7, el desayuno en el hotel era a partir de las 9 así que desayunamos en la habitación con lo que llevábamos. Cogemos agua en la habitación y salimos a caminar, el hotel está en la parte alta del pueblo por lo que tenemos que bajar bastante hasta en la plaza enlazar con la continuación del GR como en todos los pueblos hay pocas marcas nos ayudamos del GPS y el track para orientar nuestra salida.

Señalización del GR a las afueras del pueblo

Tenemos por delante una larga etapa de más de 30 km, comenzaremos subiendo hasta mas de 1.500 m unos 200 de desnivel, comenzamos andando cerca de la carretera pero andando fuera lo que se agradece.

Las nubes aún están presentes pero el día esta luminoso.
Es finales de abril, estos dias a llovido las flores lo agradecen.

Antes de llegar al embalse de Burguillo volvemos a caminar por la carretera durante más de 3 km aunque no hay mucho tráfico. Llegamos al dique del embalse y una vez lo hemos cruzado hacemos una parada para picar algo, vamos a caminar por el lado izquierdo del embalse, por el loado derecho va otra carretera, esta tiene bastante menos tráfico que la otra y es una suerte porque vamos a seguir caminando por asfalto hasta pasar .

El dique de l embalse de Burguillo
Los pinos aguantando al muerdago en sus ramas

El paisaje es agradable con el pantano y caminando al lado de viviendas de fin de semana algunas con embarcadero.

Bordeando el pantano del Burguillo

Tras un buen rato llegamos a la entrada del Parque Natural del Valle de Iruelas, en la zona de las Cruceras que tiene un hostal, casa de alquiler y el Centro de interpretación del parque. Es un buen sitio para pasar unos días con fuentes el embalse y rodeado de montañas y vegetación, hay varios recorridos por la zona, también hay una ermita de construcción de los años 60 pero que es muy atractiva al estar sobre elevada.

Cabañas de alquiler de la zona de las Cruceras
La fuente en la zona de las cruceras

De aquí seguimos por el asfalto hasta la Rinconada que es el último pueblo de este lado, pasamos primero por el área recreativa Siempre Verde, es muy grande hay mesas, fuente, paelleros con techo y zona donde guarecerse si llueve.

Cruzamos uno de los rios que llenan el pantano
El área recreativa siempre verde
La zona de las mesa, la fuente y la barbacoa cubierta

En la Rinconada cogemos ya una pista de cemento que se transforma en una senda, nos alejamos del embalse y cogemos altura, bajamos hacia el rio Alberche que es el que alimenta el embalse, volvemos a coger una pista para llegar a Navarluenga.

Por la senda abandonando el pantano
La senda esta muy bien marcada
Las vacas tienen bastante terreno para pacer

En Navarluenga habiamos pensado comer teníamos anotado un bar cerca del rio donde hacían bocadillos y pizzas, pero preguntamos y nos comentan de el restaurante Galería que tiene una piscina y zona de jardín, con un menú de 11€ (comemos sopa castellana, ternera guisada y fresas con nata, para beber vino y gaseosa).

Sopa castellana
Ternera guisada
El puente de entrada a Navarluenga

Después de comer a la salida del pueblo paramos en la ermita de la merced para estar un rato a la sombra descansando y haciendo la digestión. Queremos llegar a dormir a Burgohondo, faltan 8 km. Caminamos por una pista paralela a la carretera, vamos todo el rato viendo la nieve en las cumbres, ayer nevó y hay bastante en las zonas altas.

Camino de Burgohondo

Entramos en Burgohondo a las 8 de la tarde cansados pero contentos de haber logrado alcanzar el objetivo que nos planteamos en Valencia ante el ordenador y los mapas.

La Abadía de Santa María en Burgohondo

Cenamos de tapeo recorriendo 3 bares del pueblo tomando una o dos cervezas en cada uno, esta muy bien es entretenido y terminas cenando por poco dinero nos gastamos en total 13€ entre los dos.

Dormimos en el Hotel Alberche, que lo buscamos por Internet nos costo 40€ la habitación y 5 € de desayunar los 2.

De nuevo en habitación de hotel Voro escribe su crónica:

Primera etapa de la cuarta temporada del GR-10.
Salimos desde Cebreros, ayer dormimos en un hotel escuela, las habitaciones son buenas y cómodas, la recepción cierra por la tarde noche y no abre hasta las 8 de la mañana, asíque decidimos salir pronto y comenzar a andar lo antes posible, por ello desayunamos en la habitación para poder salir a andar a las 8. Encontramos bien la salida de Cebreros y aunque está nublado el tiempo nos respeta, hace frio y salimos por un camino entre olivos y enebros cargado de primavera, flores moradas llenan los ribazos, el espliego inunda de olor nuestros pasos, y entre nubes salen rayos de sol, el camino es de arenisca y nuestros pasos se escuchan, el amarillo de las flores del espinillo domina prados y laderas, la primavera se impone y el camino se funde con una carretera que nos acompañará hasta la presa del embalse de Burguillo. El paisaje se vuelve mas abrupto y decidimos parar a reponer fuerzas, llevamos casi dos horas andando y tomamos unos frutos secos. Sobre nuestra cabeza vuela una rapaz imponente, al parecer es un águila imperial. El camino nos lleva a la Crucera, es una antigua zona recreativa que sigue siendo un espacio de turismo rural, con bar, hostal y casas rurales, junto a ella se encuentra el centro de interpretación de la reserva natural del Valle de Iruelas, pasamos para recabar información y nos atiende un hombre entusiasta que habla muy rápido, nos confirma que la rapaz que hemos visto puede ser un águila imperial, tras charlar con él junto a la estufa que domina el espacio continuamos ruta. El camino nos lleva bordeando el embalse, hay zonas recreativas preciosas tanto en la reserva como en la orilla enfrentada con todo tipo de muelles para embarcaciones, el olor a pino mojado llena los pulmones y nuestros pasos transcurren por una carretera poco frecuentada, cruzamos varios arroyos, los verdes claros primaverales irrumpen en la hierba y en los brotes de los fresnos que comienzan a abundar, hasta llegar a la Rinconada una población pequeña con botellas de butano en la puerta de las casas y sin gentes en las calles, el olor a leña y hogar llena esta aldea, decidimos parar a descansar y comer una manzana, son mas de las 12, 30 cuando reanudamos el camino, estamos a 11km de Navaluenga y queremos llegar allí a comer, apretamos el paso y el camino abandona el asfalto, la suave orografía se hace un poco mas complicada y las bañeras se suceden unas a otras, el camino se aleja del embalse, sabinas, pinos de gran porte, carrascas, fresnos y algún tejo dominan el bosque, cruzamos el rio Alberche que tras las lluvias viene muy vivo y fuerte, el GR se separa del rio y trascurre entre fincas de ganado con preciosos pastos, el camino acaba en una pista que en un par de kilómetros nos llevará a Navaluenga, entramos en el pueblo cruzando un puente románico, en el que preguntamos a una joven por un sitio para comer, y nos da dos opciones, elegimos el restaurante de menú y ella nos pide que digamos a la dueña del local que nos ha mandado ella. Comemos muy bien y estar sentarnos durante la comida nos descansa, llevamos unos 29 km de caminata, y queremos llegar a Burgohondo a unos 8 km de allí. Estamos tan cansados que tras la comida paramos en una ermita llamada de la Virgen de la Merced y nos echamos en tierra a descansar. A eso de las 5 salimos de la ermita y continuamos marcha, el camino se hace fácil y el cielo sobre la sierra se empieza a despejar y la nieve se ve sobre las cumbres, en el Puerto del Pico ayer nevó bastante y esto nos hace desestimar el planteamiento de pernoctar allí mañana, llegamos a Burgohondo a eso de las 18,30, cansados pero contentos, buscamos un hotel para dormir, 37 km de ruta, la espalda duele, los pies duelen, las piernas andan solas. La campaña electoral en los pueblos de 1000 habitantes no da señales de vida, viven en una reflexión permanente.
El hotel que encontramos se llama Alberche, en su pagina web la tarifa de habitación doble es de 40 euros y al preguntar el precio a la persona que nos atiende nos dice que 50, cosas que te pueden ocurrir en una economía de subsistencia. Subimos a ducharnos, lavar la ropa y mas tarde hablaremos del precio de la habitación…
Fin de la primera etapa 37km, ha sido dura y bella, el tiempo nos ha respetado y solo ha chispeado un poquito. Mañana mas, mañana comenzaremos a subir a la sierra, hoy la hemos bordeado.

Powered by Wikiloc

Anímo!! se el primero en opinar.

Deja tu opinión

He leido y acepto la Política de privacidad.

Usamos cookies

Sólo guardamos datos de tu visita, no datos personales. Saber más sobre nuestra política de cookies..

Aceptar el uso de las cookies