Subimos y vemos el río desde arriba

Martes 1 de mayo de 2018
32,9 km | 7:04 h mov. 9:16 h en total | 1230 m subida | 1237 m bajada (IBP: 92)

Anoche nos dieron unas galletas y un brick de leche para que desayunásemos, tras hacerlo cogemos agua y nos ponemos en marcha con un poco de niebla al principio, desandamos un trozo de camino hasta coger de nuevo el GR.

Saliendo de Huerto Pelayo

Saliendo de Huerto Pelayo

Subimos y vemos el río desde arriba

Subimos y vemos el río desde arriba

Bastantes kilómetros por pista entrando y saliendo de los valles, hasta que vemos una indicación de un área de descanso, nos desviamos para verla hay una fuente y un refugio abierto en muy buen estado, está a 17km de Huerto Pelayo y a 8 km de Vatablo del Río, el sitio es precioso.

Refugio de la fuente la loca

Refugio de la fuente la loca

Volvemos al camino esta vez bajamos por una senda hacia la altura del río, llegamos a un puente roto y seguimos acercándonos al cauce el valle se abre y el río se calma.

El valle se va abriendo

El valle se va abriendo

El otoño comienza a pintarse

El otoño comienza a pintarse

Continuamos caminando al lado del rio hacia Vatablo del Río que es una aldea pequeña y cuando llegamos vemos que no tiene ningún servicio, eso si fuente. Una señora nos vende un pan y un par de latas.

Salimos al valle

Salimos al valle

Y seguimos camino hacia Oter en el que según tenemos anotado hay bar. Al llegar a Oter preguntamos por el bar y nos dice que hace meses que cerro, aún así nos indican donde está, al llegar a la plaza en la que estaba el bar lo vemos cerrado y una señora nos explica que era suyo pero que se han juvilado ya, atendiendo a nuestras suplicas acepta darnos de cenar con lo que cocine en su casa, también nos ofrece un salón social para dormir esa noche. Como es pronto damos un paseo por el pueblo y hablamos con otros lugareños.

El pueblo de Oter

El pueblo de Oter

Cenamos muy bien espaguetis con chorizo y huevos fritos. Después de estar un rato de charreta con ellos nos fuimos al salón social a dormir usando la tienda de aislante, si que se nota es un buen apoyo al aislante que ya llevamos.

Hoy no tan cómodo como ayer,l pero bien cenao, Voro escribe su crónica:

Quinta etapa de esta temporada.
La noche estaba fría y dormir en el piso rural nos dio la posibilidad de ducha caliente, lavar la ropa, afeitarnos y prepararnos para la cena en casa de Bienvenido, una rica sopa de ajo, tortilla y chorizos de orza nos dieron la paz a nuestros cuerpos que tanto necesitábamos. Bienvenido nos cuenta sus historias desde sus 85 años y alcalde desde que tenia 25 años, después alcalde pedáneo y ahora presidente de la asociación cultural del pueblo. Nos recogemos pronto y me tocó la habitación de la cama grande. Desayunamos café con leche y galletas que nos facilitó la mujer de Bienvenido, la niebla abrió la mañana y poco a poco fue despejando, el paisaje es rotundo, abrupto, el sol quiere salir y nuestro paso es ligero. Nos encontramos a un par de coches que nos preguntan sobre la zona, y siguen su ruta, el camino es una amplia pista entre bosques de pinos y alguna carrasca. Unos kilómetros mas tarde nos encontramos a los coches que nos preguntaron parados y nos invitan a pegar un bocado, insisten y nos dejamos querer, nos hacemos un bocadillo de tortilla, un poco de queso, un filete ruso y una cerveza, el sol sale y nos hacemos juntos una foto..que mandaré a Patricio, son dos familias que salen juntas y compartimos experiencias y chascarrillos intrascendentes. Seguimos nuestro camino por otra pista hasta que nos desviamos por un sendero estrecho y el Tajo muestra su fuerza con los sonidos de sus rápidos, hay fuentes que se desbordan y llenan el sendero, los cortados se abren un poco y aparece un refugio frente a un cortado donde anidan águilas, hacemos una parada para reponernos del cansancio y disfrutar del paisaje, vemos águilas volar, es impresionante y bello. Hemos estado sin cobertura un día y al parecer los que no son de Vodafon comienzan a tener cobertura en algún tramo. Seguimos bajando hacia el rio por el sendero hasta llegar a un puente roto, el valle se abre y el paisaje va cambiando poco a poco, el alto Tajo queda atrás y empezamos a pisar la Alcarria. En pocos kilómetros llegamos a la orilla del rio y aparecen los chopos, los quejigos y los pinos en la ribera, los jabalíes dejan marcas de su presencia en las raíces de los pinos. El sendero sigue hasta abrirse un valle y aparece Valtablado del Rio, otro pueblo en el que ha cerrado el bar en los últimos años. Hablamos con una señora que iba a su huerto y conseguimos que nos venda un «poco de pan y dos latejas», decidimos seguir ruta hasta Oter, nos separan unos 7 km y allí buscaremos cobijo, el camino es todo por pista y el cansancio ya se nota, nos vamos separando del rio y subiendo cuestas entre encinas y carrascas, el tomillo huele a nuestro paso y el sol sale de tanto en tanto para animarnos. Oter aparece ante nosotros y preguntamos a una pareja joven por el bar, estos nos indican la dirección, y nos informan que este año lo cerraron, nosotros nos encaminamos hacia el bar y nos damos de bruces con Dori, la recién jubilada que ya no lleva el bar, tras hablar con ella entre risas y penas, accede a darnos de cenar y cobijarnos en un local del ayuntamiento, nos abre el bar para que dejemos las mochilas. Damos una vuelta por el pueblo, la gente es hospitalaria, alegre y dicharachera.
Hemos acabado la quinta etapa.
32km
Un buen paisaje y encantados con las personas que nos hemos cruzado en el camino.

Powered by Wikiloc

Anímo!! se el primero en opinar.

Deja tu opinión

He leido y acepto la Política de privacidad.

Usamos cookies

Sólo guardamos datos de tu visita, no datos personales. Saber más sobre nuestra política de cookies..

Aceptar el uso de las cookies